domingo, octubre 2

Precios irrisorios para jugar al golf


Golf a precios Irrisorios


Hola,

Hoy quiero compartir contigo una reflexión.
Es indiscutible que, en la actualidad, viajar y hacer deportes se han convertido en un estilo de vida de MODA. Realizar diferentes deportes y numerosos viajes es indicativo de estatus social. Cuanto más viajes hagas y más deportes practiques mas estatus social tienes.

En un principio, esta sería la primera apreciación que nos encontramos en el día de hoy. Pero si seguimos observando y nos adentramos en cómo y en qué condiciones viajamos y hacemos deporte, enseguida observamos que de estatus nada. 

Los que me conocéis, sabéis que por trabajo suelo viajar durante 10 meses al año, tiempo suficiente para poder hablar de lo que observo. En verano me llamó la atención los ríos de gente que ha habido por todos los sitios, pero también ha sido un año que no se ha batido récords en facturación turística. ¿Nos parece contradictorio? Y es que, hoy por hoy, la moda es viajar y hacer deporte a precios irrisorios. Instalaciones de 5 estrellas con tarifas de 1 estrella. Este ha sido mi resumen, queremos obtener servicio de 5 estrella pero sólo estamos dispuestos a pagar de 1 estrella.

Seguro que alguno os estáis preguntando, que todo esto que estoy contando, qué tiene que ver con el golf; pues tiene mucho que ver. El golf no es ajeno a esta tendencia. Estoy cansada de jugar torneos bien organizados y a precios con buena relación calidad-precio y que no se completan. Sin embargo los torneos bien organizados a precios irrisorios se quedan sin plazas. El problema es que los márgenes comerciales de esos torneos son muy bajos, no permitiendo la sostenibilidad futura. Nacieron como medidas puntuales a tiempos muy complicados, y esta tendencia ha cuajado y acostumbrado al cliente mal; y ahora recuperar los precios que permitan una sostenibilidad se hace misión imposible.

Prueba de ello lo tenemos en circuitos nacionales que su participación esta siendo muy baja y que pone en peligro su continuidad.

Desde luego, yo llego a la conclusión de que nuevas formas serán necesarias para llegar  a un equilibrio entre lo que estamos dispuestos a pagar y a recibir a cambio. ¿De qué le sirve a un campo de golf estar lleno si sus márgenes no son viables en el futuro?

Aquí os dejo mi reflexión, mientras van llegando y presentando prendas de golf nuevas. 

Como siempre, estaré encantada de conocer tu opinión. Gracias por pasarte por aquí y saludos.

Beatriz Garcia.